Seleccionar página

Hemos pasado unos días de ensueño, para recordar, en un ambiente diferente, en la tranquilidad del campo, en contacto directo con la naturaleza.

En un entorno que te da una tranquilidad total, te sientes relajado, desconectado del mundo exterior, es imposible no hacerlo, la magia que te envuelve ya cuando llegas al lugar, que se llama Crecente y esta en la provincia de Pontevedra.

Sientes una sensación de relajación que te recorre el cuerpo, es algo diferente a lo que sentía cuando yo llegaba a otros lugares de vacaciones. Un lugar que te envuelve y te abraza con un manto tan acogedor del cual no quieres que te suelte, es un verdadero lujo poder vivir esta experiencia que te recomiendo.

Voy a contarte un poco de como fue mi experiencia en estos días en la CASA SPA HIJOS DALGO.

Llegué el día de fin de año por la tarde con mi pareja Carlos, ya en la casa nos recibieron con una bienvenida muy acogedora y familiar, nos atendió la matriarca de la casa, una mujer encantadora y su hijo Benlly, que con su radiante, espectacular y amplia sonrisa era imposible no tener una gran bienvenida.

Nos acompañaron a nuestra habitación, para que pudiéramos acomodarnos. Una habitación muy acogedora con una decoración muy romántica, con pétalos rojos por encima de la cama, un cojín de corazón, adecuada con la estancía que íbamos a pasar, el nombre de la habitación era Fernado VI.

Nos dispusimos a prepararnos para la cena, ya que la ocasión lo merecía era la cena de fin de año y era muy especial para Carlos y para mi, ya que era una primera experiencia en este tipo de lugar para los dos.

Tuvimos un cóctel de bienvenida, en la parte de abajo de la casa, donde nos reunimos con los demás huéspedes de la casa, para dar ya paso en un momento a la gran cena.

Subimos a la parte del comedor donde disfrutamos de una espectacular cena con una gran mariscada de las rías gallegas, como primer plato, para seguir con un delicioso plato de pescado al estilo de da casa, unos postres también muy típicos, acompañado todo este exquisito menú con vinos, licores y café de la casa de cosecha propia y sin olvidarnos que toda la velada estuvo amenizada por una música adecuada a la gran noche y a la luz romántica de las velas.

Después de toda esta deliciosa cena, pasamos a la sala principal de de la casa, para tomarnos las uvas de despedida del año y dar la gran bienvenida al nuevo 2015 con un brindis y por todo lo alto de un reserva de champán.

Y no pienses que se terminó la noche ahí, pues para nada, después del gran brindis y felicitarnos entre todos los huéspedes de la casa, bajamos a una zona de la casa muy acogedora y enxebre, donde celebramos en vivo y directo el Gran Ritual de la QUEIMADA GALLEGA para despedir el año viejo y dar la entrada triunfal al año 2015 libre de malos augurios y cargado de buenas energías para todos.

Al día siguiente por la mañana y para empezar bien el año, que mejor manera de disfrutar una sesión de SPA en pareja y privado, acompañado por un especial brindis con champán en el yacuzzi, una auténtica gozada el vivir con mi pareja, una experiencia tan hermosa e inolvidable para los dos.

Y todo esto que te he contado es gracias a que tenemos nuestro negocio de Internet Marketing que nos permite tener una calidad de vida diferente a la que teníamos hasta el momento de comenzar con este negocio. Nos cambió la vida tanto en lo personal como económico.

Te invito a que TU consigas el estilo de vida que tenemos y que puedas permitirte cumplir sueños o alcanzar metas que hasta ahora te parecían inalcanzables.

Nosotros te enseñamos como conseguirlo.