Seleccionar página

la fuerza de tu hipocresiia

Sabes lo que significa o lo que es … El Síndrome de Solomón?

TU sabes que vivimos en una sociedad en la que se tiende a condenar el talento y el éxito ajenos. Que está mal visto que las cosas nos vayan bien. Que nos alegramos con los males que les pasan a los demás. Es penoso, pero es real.

El síndrome de Solomon afecta a la mayoría de los individuos en su crecimiento espiritual, emocional y profesional. Con muchas probabilidades te digo que no habías escuchado de este síndrome debido a su débil difusión, sin embargo déjame mostrarte por qué esto te interesa.

 El síndrome de Solomon saca el verdadero lado oscuro de nuestra condición humana ya que revela nuestra falta de autoestima y constata la realidad de que la sociedad condena el talento y el éxito ajenos.

Desgraciadamente está mal visto que te vayan bien las cosas y reconocer nuestro complejo de inferioridad es tan doloroso, que necesitamos canalizar nuestra insatisfacción juzgando a la persona que ha conseguido eso que envidiamos.

La diferencia entre envidia y avaricia, es que esta última se asocia a posesiones materiales mientras que la envidia es más general, deseando algo que alguien más tiene y se percibe como que hace falta.

Lo peor que eso conlleva desear el mal al prójimo y sentirse bien con ello.

Tranquilidad!!!

 

complejoenvidiaTodos padecemos en mayor o menor medida el síndrome de Solomon. De hecho, no recuerdo a más de tres personas con los que tengo un vínculo familiar o de amistad de hace varios años a los que siempre he visto alegrarse de logros ajenos, sin críticas, sin peros.

 Superarlo es un tratamiento constante y largo, dejando de condenar el éxito ajeno para comenzar a admirar y aprender de las cualidades y las fortalezas que han permitido a otros alcanzar sus sueños.

Si bien lo que codiciamos nos destruye, lo que admiramos nos construye, porque esa admiración empezamos a cultivarla desde nuestro interior. Sentirse bien contigo mismo te lleva a dejar de buscar defectos en los demás y a valorar sus cualidades.


El miedo, es esa fuerza que mueve el mundo, o tambien como se suele llamar …..  La antifuerza.”

Situaciones similares suceden a diario, en menores y mayores escalas. En el trabajo, la escuela, con los amigos y la familia. No causar revuelo en cualquier situación parece ponerse de moda, como si la gente de hoy atesorara cualquier forma de estabilidad aunque esto suponga una vida poco destacable y sin sentido. Gente va y viene a este mundo sin querer dejar siquiera un destello. Apagan su potencial porque la sociedad así se los sugiere, porque es mejor ‘no moverle’ y mantener las cosas como están. Esto me recuerda la frase que dice “Deja todo como lo encontraste” pero…

Y qué tal si lo desordenamos un poco?

Pues hoy con certeza digo ….

Mejor para los que como yo, no cabemos en lugares como esos!

En los que las buenas ideas y las ganas de trabajar les incomoden tanto, porque que se encuentran en su lúgubre y nada fascinante zona de confort, con estándares y operaciones sistematizadas y empolvadas que dejan mucho que desear al emprendedor nato.

En una sociedad en la que cada proceso, cada patrón y cada resultado se generaliza, pierden peligrosamente identidades auténticas. Preocupante, pues la única vía de desarrollo es regresar a la página de la originalidad y de la individualidad.

Cuando uno es y le gusta lo que es  ‘siendo y dejando ser’ con ello vienen las sociedades progresistas y de mente sana.

 

complejo de solomonenvidia1

El talento se celebra, no se castiga.

Eso sólo lo entenderá alguien que el brillo de los otros lo hacen brillar con más fuerza. La gente que se ofende por los logros del otro está atada a vivir en la vacío, la depresión y la pobreza del alma.

Se condena al éxito y su vez se reprende al error, algo no anda bien. La sociedad presiona al nivel que muchos acabamos sintiéndonos mal por ser nosotros mismos. Aquel que no logre destacar por sí mismo, está condenado a vivir opacado, tal vez cuando era pequeño y tenía la oportunidad de sobresalir, le ganaba el pánico, agarraba su equipaje y viajaba a ‘Solomonlandia’ una y otra vez hasta quedar oxidado.

Mi recomendación…… Desolomonízate!

Las personas que hoy son bien recordadas, que innovaron su entorno y apoquinaron con el desarrollo histórico de la humanidad, lo hicieron. La conformidad nunca fue el camino. Su valentía creó todo lo bueno que hoy conocemos, la ciencia, la tecnología y las artes.

Qué sería del mundo si todos estuvieran dominados por este trastorno?

Las personas que sienten envidia deberían dejar de sentirla y sentir admiración e intentar emular al que más sabe, al que mejor lo hace, pero para algunos y algunas ésta es una tarea imposible. De manera que no obtendremos ningún fruto plegándonos a sus juicios inquisitoriales.

Cada uno debe aportar a la sociedad lo mejor de sí mismo sin mirar atrás.

Asume que el problema no es tuyo, sino del que siente envidia.

Evita relacionarte con los que sienten envidia.
Enseña al envidioso a no sentir envidia. Explícale lo que significa
Evita responder a comentarios negativos y denigratorios.
Sé tú misma.

Lo que hay que hacer es salir a la palestra y dejar de lado los miedos.

Mostrarnos seguros de nuestra inteligencia y de nuestros valores.

 

Te diremos que nosotros somos una pareja que nos alegramos con lo éxitos de los demás ya que tenemos un negocio de Internet Marketing y estamos en un equipo donde nuestro lema es 

«» Aquí nadie se queda atrás «»

Todos enseñamos y todos aprendemos de todos, para que todos podamos crecer, compartimos nuestras enseñanzas, nadie se queda atrás.

Queremos que pases a formar parte de nuestro equipo, donde no entendemos ni de envidias, ni de síndrome de Solomón,

Somos una gran familia, que solo deseamos el bien de los demás y nos ayudamos a todos con nuestro crecimiento día a día.

Te estamos esperando, decídete YA!!! Es AHORA o NUNCA!!

Nosotros te enseñamos aquí!!!

Un saludo desde Galicia de Anabel & Carlos.

Si te gustó el post no dejes de compartirlo y comentarlo estaremos encantados de contestarte.