+34 626623400 info@anabelycarlos.com
Seleccionar página

Una gran mujer con la sonrisa en los labios, que seguro es madre, pareja, amiga, abuela, etc y ante todo una persona. Siempre con la coraza de guerrera invencible dispuesta siempre a librar cualquier batalla por los suyos, aunque después a solas se rompa en pedacitos por dentro y llorando en silencio.

Es lógico que a partir de los 40, simplemente por las experiencias vividas, te hayas forjado una autoestima considerable que te ayuda a sentirte bien, a estar segura de ti misma, aceptándote. Y no solo hay aceptación, también orgullo personal de ser como eres y de llegar hasta donde has llegado. A esta edad, las mujeres ya hemos sufrido los avatares más duros de la vida y realizado los mayores esfuerzos personales para conseguir nuestras metas, así que empezamos a recoger frutos de lo sembrado. Hay una transformación y viene de dentro. Te asumes más porque te conoces mejor, ya sabes las cosas buenas que tienes, aunque también las que no.

Cuando tienes más de 40 años lleva implícito que no hay tiempo para perder en tonterías, que se está en la mitad de la vida y que la eternidad es un cuento, es una obligación disfrutar cada momento. Se trata ahora de no tomar compromisos vanos ni quedar bien con gente que a uno no le importa demasiado. Aprender a disociar las expectativas ajenas y las proyecciones familiares, de amigos, de los propios deseos. Es hacer carne lo que uno quiere y desechar, si no sirve, lo que otros quieren para nosotros.

El desafío es rico, empiezan experiencias más intensas. Algunos hablan de una segunda adolescencia. A partir de los 40 suele aparecer un sentimiento inmenso y notable..

0amujer40

La aceptación….Y es que una ya se conoce más que nadie, ya sabe quién es y nadie va a venir a contarle un cuento

Terminó la búsqueda donde no hay. No se trata de conformarse con quien se es, sino de aprender qué se quiere y cómo se lo quiere.

Aparece esa gloriosa e impune sensación de poder decirle a la gente lo primero que viene a la cabeza (guardando las formas, claro, para no andar ofendiendo de gusto) Hay una toma de conciencia acerca de que lo que se guarda y no se expulsa detona en el cuerpo en forma de enfermedades.

Resumiendo…No hay más ganas de perder el tiempo y de escuchar tonterías. Es la edad de la liberación.

Te das cuenta de que es tu consciencia la que destruye o crea todo lo que te rodea.

Sin duda, se trata de un punto de inflexión, un punto que marca un antes y un después en tu vida. Es algo que debes aprovechar, pues es maravilloso. Este punto te permitirá crecer, limpiar heridas emocionales que arrastramos o solucionar problemas o cuestiones que aún estén pendientes.

Este proceso es un verdadero reto. Necesitaremos de toda nuestra valentía para enfrentarnos a esos asuntos sin resolver de nuestro pasado. Tenemos que indagar bien en nuestra psique y encontrar esos problemas que necesitan resolverse y curarse.

Gracias a ello, podemos entender que cada persona tiene un papel diferente en nuestra vida, unas te ponen a prueba, otras simplemente te utilizan, pero siempre tendrás quienes te amen y te enseñen.

Son esas personas las más importantes, las que sacan lo mejor de ti. Pero recuerda que debes pasar por todos los tipos de personas y todas te aportarán un aprendizaje clave en tu desarrollo como mujer y como persona.

No sirvas a los demás por obligación ya que solo te llevará al agotamiento y al resentimiento

0amujer40 3

Muchas mujeres realizan tareas cada día solo porque se supone que es lo que se espera de ellas. Lo tienen asumido y se sentirían culpables si no lo hicieran. Podrían llegar a pensar que han fracasado como mujeres y como personas.

Parece que la sociedad ha llegado a envenenar el derecho a la individualidad de las mujeres. Si queremos sanar, las mujeres de más de 40 deben rebelarse contra todo prejuicio y liberarse de esa cárcel emocional creadas con los barrotes de las expectativas sociales y personales.

Tu papel aquí es vital. Cada mujer debe hacer frente a esa realidad para librarnos poco a poco de ese lastre y liberarnos a nosotros a todas las generaciones venideras. Solo así podremos evitar que ellas también cometan esos mismos errores y caigan en los roles preestablecidos.

No es momento de sufrir o sacrificar nuestra vitalidad. Todo lo vivido nos ha aportado unas valiosas enseñanzas y ya sabemos que sin salud emocional no puede haber salud física.

Si queremos seguir adelante, tenemos que ser conscientes de nuestros sentimientos en cada relación que tenemos. Debemos separar los sentimientos de esas relaciones y analizarlos bien, pues es la única manera de lograr nuestro bienestar total.

Confía en ti misma. Debes saber que una mujer con esa experiencia puede y debe estar al manado de su propia vida. Ya comprendes el maravilloso sentido de tu existencia y estás preparada para vivir los años que tienes por delante con confianza y libertad.

Ahora es tu momento, de comenzar a vivir, a ser tu misma, ser independiente, tener tu propia empresa, sin depender de nadie…Vamos atrévete.. Yo te ayudo!

Infórmate pinchando en la frase azul.

Consigue tu libertad aquí y ahora!!!

Lo mejor está por venir y nos queda mucho por vivir.

Un fuerte abrazo de Anabel & Carlos.